Biografía

Mi nombre es Alejandra María Torres Gallego mi nombre artístico es Alejandra Torres, nací en Manizales (Caldas), Colombia, pero me considero Ciudadana del Mundo. 

Soy violinista, el violín me ha acompañado por toda la vida, los primeros sonidos musicales los escuche por mi Padre José Oscar Torres Arango desde el vientre de mi Madre Consuelo Gallego de Torres. 

Comencé a tener contacto con este instrumento desde los cuatro años de edad, pero siento que desde mucho antes ya me estaba llamando el sonido y la belleza de este instrumento. 

Mi familia es muy artística, no únicamente profesionales en este ámbito, sino personas con un nivel cultural y humano muy profundo. Siempre escuché música clásica en mi hogar, ya que a mi papá le apasionaba, y esto me lo transmitió desde muy niña. Mi mamá por su parte me influenció más con el folclor y muchos otros géneros musicales, mi hermano Oscar Dalberto Torres Gallego ya comenzaba a hacer sus primeros pasos en la Guitarra clásica y a él lo escuchaba diariamente en este proceso artístico, mi infancia estuvo rodeada de amor por la música. Todo esto me formo como artista y desde ese momento supe que mi interés iba más allá de un género, me gusta la vida llena de color, no puedo ver solo negro y blanco y fue algo que formo mi pensamiento y mi arte.  

Con el apoyo de mis padres he tenido una formación artística integral, una familia llena de disciplina y mucho amor,  me enseñaron a luchar por mis metas y  llevarlas a cabo, esto me brindó la posibilidad de cumplir con mis sueños. 

He tenido la fortuna de contar con la instrucción de excelentes maestros, Aida CasasBuenas, mi primera Maestra,  fue la que abrió este hermoso camino con mucho amor, paciencia y cariño a un mundo maravilloso cuando contaba con solo 4 años de edad. Todo para mí estaba lleno de diversión y de retos, de ella recibí las primeras enseñanzas, me motivó a buscar cada día mi talento , Eduardo Berrio, mi segundo Maestro un gran violinista y pedagogo, me enseño muchísimo de la técnica sobre todo la mano derecha (el arco), uno de los pocos colombianos que tuvieron la oportunidad de estudiar en Rusia siendo becado; ya que era un estudiante brillante y un niño prodigio, fue solista y también violinista concertino (violín principal) de diferentes orquestas importantes, tanto en USA como en Colombia, su gran experiencia me lleno de fuerza para enfrentarme al mundo violinístico internacional con sus consejos llenos de sus interesantes historias personales. Edward Eichwalder, mi tercer Maestro, violinista Vienes y mi primer maestro en Europa (Innsbruck) Austria, una persona super divertida y muy alegre, fue un gran apoyo cuando llegue a Europa, fue para mí como un “ángel», me ayudo ayudó en momentos muy difíciles aparte de haber estado a mí lado dándome una preparación violinística para enfrentarme a Viena “La Capital Musical del Mundo”. El ayudo a que mi técnica de la mano izquierda fuera mucho más limpia y me enseñó a ser más exacta con mi afinación y movimientos. El último de mis maestros Gerald Schubert, familiar del gran compositor austriaco Franz Schubert. Miembro de la Orquesta Filarmonica de Viena y la persona que me ayuda a hacer ese gran sueño realidad. Un gran ser humano y excelente pedagogo, dedicó mucho de su tiempo para prepararme a este excelente mundo artístico en Viena y el mundo.

Mis grandes logros se los debo a cada uno de ellos, de una u otra forma fueron maestros diferentes y enseñaron  ingredientes importantes no únicamente en mi vida violinista sino también humana.

Entre mis logros:  

Cuando tenía nueve años fui integrante fundadora de la Orquesta de Cámara de Caldas, dirigido por el Maestro Eduardo Berrio.

A los 13 años gané un concurso “Jovenes Interpretes” para ser solista de la Orquesta Sinfónica de Colombia.

A los 16 años ocupo el segundo puesto y me condecoran con mención de honor por ser la participante más joven del primer concurso Internacional de violín en Colombia realizado por el Banco de la República ‘’Biblioteca Luis Ángel Arango’’.

A los 17 años gano el concurso Nacional ‘’Colombia Suena Bien’’, junto a mi hermano el guitarrista Oscar D’Alberto Torres Gallego , este concurso fue el primero de su generación, organizado por la Sony Music Colombia y otras empresas importantes del país. Después de este concurso y con becas ganadas por sobresalir en mis estudios musicales, tengo la oportunidad y puedo viajar a Austria a continuar con mis estudios musicales. 

En Europa después de muchas luchas, y con mucha alegría tengo la gran oportunidad de comenzar con substituciones en la Orquesta Filarmonica de Viena, por ese tiempo el primer paso era tocar en la Orquesta de la Opera de Viena en la “Wiener Staatsoper”, en realidad, es la misma Orquesta Filarmonica, solo que por cuestión de procesos y aprendizaje, lo primero es conocer el repertorio de Opera y después según el desempeño del integrante y de la forma de acoplamiento musical y sonoro a una Orquesta la cual quizás tiene uno de los sonidos mas bellos entre las Orquestas Sinfónicas en el mundo. Si logras acoplarte deciden dejarte avanzar para se parte de los “Conciertos Filarmónicos”, ya este es el nivel más alto y significa la oportunidad de hacer giras mundiales, tocar en las casas de conciertos más reconocidas en todo el mundo donde la Filarmonica de Viena siempre tiene cabida. En todo este proceso he vivido diez años de mi vida.

Después de esta maravillosa experiencia decido dejar de tocar violín por la gran presión que sentía en la Orquesta, me sentía muy sola, perdí la motivación de practicar y comencé a tener problemas de salud como “ataques de pánico y nervios” a parte de todo esto, mi padre José Oscar Torres Arango fallece durante mi última gira con la Orquesta, estaba girando, ya no se en que país y me fue imposible viajar a su sepelio. Nunca olvidaré todo lo sucedido y por todos estos eventos.

En esta temporada tuve el gran honor de grabar varias Sinfonías en la casa de conciertos mas hermosa que he visto en mi vida “Wiener Musikverein” en la ciudad de Viena, todo un templo musical y llena de tradición, y con la grandiosas nueve sinfonías de uno de los compositores mas importantes de todos los tiempos “Ludwig Van Beethoven”, todo dirigido por el magnifico director de orquesta Alemán Christian Thielemann. Fue justo en este momento cuando supe que ya era el final de esta etapa y que debía seguir adelante pero de otra forma. No quería saber nada más del mundo de la música clásica y prácticamente desaparecí de él, deje el violín por dos años y me adentré en mi mundo. En este tiempo de lejanía, de reencuentro conmigo misma, viví en una de las regiones mas hermosas de Austria, en los Alpes Austriacos. Ahí aprendí a ser mas humana y a poner de nuevo los pies sobre la tierra, la vida me golpeo fuerte sobre todo por la gran lejanía que tenía con mi familia y los eventos personales que estaba viviendo, esto me marco y me cambio para siempre. En esta situación de depresión profunda comienzo a transformarme musicalmente, veía, percibía la música y la vida diferente, me comienzan a influenciar géneros musicales nuevos y empiezo a descubrir mundos musicales nuevos. Es un tiempo bastante fuerte donde me vi enfrentada a lidiar con personas, situaciones que jamás imagine, aprendí mucho de la vida, aprendí grandes lecciones como saber que lo más importante es la familia y que es la base de todo ser humano. Había cometido muchos errores y uno de esos y de los mas grandes había sido escapar de todo, incluso de la gente que mas me amaba, la vida es aprendizaje, experiencias y estamos aquí para eso, a partir de todo esto mi vida se transforma y renazco de otra forma, mas fuerte pero serena y encuentro de nuevo la conexión con el mundo externo y musical propio.

Profesionalmente aprendí aquello que existe detrás de los artistas y me convierto en Manager, todo esto ocurre en un lapso de siete años. Años de aprendizaje en producciones musicales, organización de giras y de eventos artísticos. Detrás de un artista existen muchos personas que ayudan a que él se pueda expander artísticamente. Nosotros los artistas somos seres humanos con una sensibilidad muy elevada y hay eventos los cuales son difíciles de manejar, quiero dejarles saber y contarles que no todo fue hermoso, el camino ha estado lleno de espinas, pero que al final se vuelve una hermosa rosa y depende de nosotros mismos y de nuestra fuerza mental para sobreponernos y salir adelante. Si la vida te pone de rodillas, levántate una y otra vez, no te rindas.

Aproveché ese tiempo trabajando como Manager artística de diferentes músicos en el género del Jazz. En esta etapa viaje por toda Europa, he organizado conciertos, aprendo a tocar algunas obras del estilo y así mismo un poco de improvisación, lo cual me ayudó mucho para después comenzar a definir mi propio estilo. 

En este camino fue parte del equipo de producción donde recibimos reconocimientos muy importantes como una nominación al Latin Grammy y 4 medallas de oro en los Global Music Awards en un Album del cual hice parte también como violinista. Una excelente producción musical, un excelente manejo del Booking Manager, del Tour Manager, la asistencia personal al artista ayuda a que nos podamos desarrollar muy bien, sentirnos seguros para poder sacar todo el potencial en el escenario. Después de esta experiencia decido regresar a mi vida con el violín de la mano y poner en práctica todo lo aprendido.

He tenido la fortuna de contar con grandes maestros, no únicamente del violín sino también maestros de vida, he viajado por muchos países y he conocido a grandes artistas y seres humanos los cuales enriquecen mi vida artística. 

Yamaha Latinoamérica y Thomastik Infeld – Viena, son aquellos que creen en mí, dos grandes empresas que me han elegido como artista exclusiva, para mí es una gran alegría ser parte de estas familias. 

Actualmente tengo el gran honor de ser miembro votante de la academia de grabación – Latin Grammy.

Estoy agradecida cada día por una vida de artista plena, aprendo constantemente con mucha alegría y doy gracias a mi familia que ha creído en mí en todo momento, me han apoyado incondicionalmente. También a mi equipo de producción que ayudan a que Alejandra Torres pueda cumplir con todos sus sueños. 

La lucha diaria por ser mejor me acompaña cada segundo de mi vida, me gusta tener una vida creativa y sobre todo llena de agradecimiento, humildad y humanidad.